Declaración de fe

La posición doctrinal general del Seminario puede ser descripta como adherente a la vista de la depravación universal del hombre, su libre albedrío, y la seguridad del creyente; dispensacional en la interpretación de la Biblia y fundamentales en la doctrina. Cree en el rapto pre-tribulacional de los santos y la plenitud del Espíritu Santo, como el patrimonio y la herencia de todos los creyentes en Cristo. No promueve las doctrinas carismáticas ni Pentecostés, y no acepta las lenguas como la evidencia de la plenitud del Espíritu. Sin embargo, tenemos algunos alumnos con este trasfondo entre el cuerpo estudiantil, pero no practican ni promueven los distintivos Pentecostés. El cuerpo docente no promueve ni enseña estas doctrinas. Cada trabajador y miembro de la mesa directiva se requiere anualmente suscribirse a la Declaración de Fe, sin reservas mentales.

 NOSOTROS CREEMOS

SECCIÓN 1: EN LAS ESCRITURAS
Creemos que la Biblia, en los manuscritos originales, fue verbal y totalmente inspirada por Dios y es el producto de hombres que fueron controlados por el Espíritu Santo, por lo tanto, es verdadera y sin errores. Creemos que la Biblia es el centro de la unidad cristiana y la norma suprema para que la conducta humana, los credos y las opiniones sean probadas. (2 Timoteo 3:16,17; 2 Pedro 1:19-21; Mateo 1:22; Juan 10:35; Is.8:20.)

SECCIÓN 2: EN UN DIOS VERDADERO
Creemos en un solo Dios Viviente y verdadero, un Espíritu infinito e inteligente, Creador y Gobernador Supremo del Cielo y de la tierra; infinitamente glorioso en santidad, y digno de toda la alabanza, honor, confianza y amor; que en la unidad del Dios Supremo existen tres personas: El Padre, el Hijo y Espíritu Santo, iguales en perfección divina, que llevan a cabo trabajos distintos pero en armonía en la gran obra de la redención. (Ex.20:2; Mat.28:19,20; 1 Cor.8:6; Ap.4:11.)

SECCIÓN 3: EN DIOS EL HIJO
Creemos que el Hijo eterno de Dios se encarnó como el Señor Jesucristo, el cual es Dios y verdadero Hombre, habiendo sido engendrado por el Espíritu Santo y nacido de una virgen llamada María. (Juan 1:14; Is.7:14; Mat.1:18-25; Luc. 1:27, 35.)

SECCIÓN 4: EN EL ESPÍRITU SANTO
Creemos que el Espíritu Santo es una persona divina, igual a Dios-Padre y Dios-Hijo y de la misma naturaleza; que estuvo activo en la creación del universo; que convence de pecado, de justicia y de juicio; que confirma la verdad del Evangelio en predicar y dar testimonio; que es el agente del Nuevo Nacimiento; que bautiza a cada creyente en el cuerpo de Cristo; que sella, mora, guía, enseña, testifica, santifica, y ayuda a cada creyente. También sostenemos que a los creyentes se les exhorta a ser llenos del Espíritu.( Gen.1:1-3; Mat.28:19; Mar.1:18; Luc.1:35; 4:14; 24:49; Juan 1:33; 14:16,17, 26; 16:8-11; Hech.5:30-32; 11:16; Rom.8:14-16, 26-27; 1 Cor. 12:12-13; Ef.1:13-14; 5:18.)

SECCIÓN 5: EN EL DIABLO O SATANÁS
Creemos en la personalidad de Satanás, que es el dios maligno de este siglo, que dirige y moviliza todos los poderes de las tinieblas, y que está destinado al juicio eterno en el lago de fuego. (Mat. 4:1,3; 2 Cor. 4:4; Apoc. 20:10.)

SECCIÓN 6: EN LA CREACIÓN
Creemos en el relato de Génesis acerca de la creación y de que el hombre fue creado directamente de Dios y de que no se originó por causa de la evolución.( Génesis 1,2; Col. 1:16,17; Juan 1:3.)

SECCIÓN 7: EN LA CAÍDA DEL HOMBRE
Creemos que el hombre fue creado en inocencia y a imagen espiritual de Dios, pero por transgresión voluntaria cayó de su estado sin pecado, por los cual todos los hombres ahora son pecadores por naturaleza y por elección; y que, por lo tanto, están bajo la justa condenación de Dios, sin defensa ó excusa. (Gen.3:1-6; Rom.1:18-32; 5:10-19; Ef.2:1-3.)

SECCIÓN 8: EN LA EXPIACIÓN POR EL PECADO
Creemos que la salvación de los pecadores se realiza solamente por la gracia de Dios por el sacrificio mediatorio del Hijo de Dios, quien por el nombramiento del Padre, libremente tomó así mismo la naturaleza humana sin pecado; que honró la ley divina con Su obediencia perfecta y personal, y que por medio de Su muerte hizo una expiación completa y vicaria por los pecados de toda la humanidad; que Su muerte expiatoria fue una sustitución voluntaria de Él mismo en el lugar del pecador, el Justo murió por los injustos, Cristo el Señor murió por los pecados del hombre llevándolos en Su propio cuerpo en la Cruz y habiendo resucitado de los muertos, ahora se sienta a la diestra del Padre en los cielos, y reúne en su Persona una verdadera perfección divina. El está en cada manera apto para ser Salvador compasivo y suficiente.( Is. 53:4-7; Mat. 18:11; 28: 6-7; Mr. 16:6.19; Lc. 24:26,51; Jn.3:16; 20:27; Hech.1:9-11; 15:11;Rom. 3:24-25; 1Cor. 15:3-4; 2 Cor. 5:21; Fil.2:7; 1Tim.1:5; Heb. 2:14, 17; 5:9-10; 8:6;12:2; 1 Juan 2:1;4:10; Apoc.3:21.)

SECCIÓN 9: EN LA GRACIA DE LA NUEVA CREACIÓN
Creemos que para ser salvos de la culpa y pena del pecado y para entrar al Reino de Dios, el pecador deberá renacer por medio del Espíritu de Dios; y que el nuevo nacimiento es un acto de creación instantánea y no un proceso. En el nuevo nacimiento el pecador muerto en sus transgresiones y pecado es hecho una nueva criatura, participa de la naturaleza divina y recibe la vida eterna como regalo gratuito de Dios; De que la nueva creación se realiza de una manera más allá de nuestro entendimiento y que solamente bajo el poder del Espíritu Santo y en conexión con la Palabra de Dios, a fin de asegurar la obediencia voluntaria del pecador al evangelio; de que la evidencia clara del nuevo nacimiento aparece en los frutos dignos de arrepentimiento, fe y un cambio de vida. (Jn.3:3, 7-81; Hech. 16:30-33; Rom.6:23; 2 Cor. 5:17, 19; Ef. 2:1, 8-10; Col.2:13; 1 Pedro 1:23; 2 Pedro 1:4)

SECCIÓN 10: EN LA JUSTIFICACIÓN
Creemos que la grandeza bendición de salvación con la cual Cristo asegura aquellos que creen en El, es la justificación , la cual incluye el perdón de los pecados y la imputación de la justicia de Cristo. Está justificación es dada, no es consideración de alguna buena obra que el hombre ofrezca a Dios, pero solamente a través de la fe en la sangre del Redentor. Is. 53:11; (Zac. 13:1; Hech.13:31, 38-39; Rom.3:21-26:1,9; 8:1; Ef. 2:8-9;Tito 3:4-7.)

SECCIÓN 11: EN LA IGLESIA
De la Iglesia Local -Creemos que una iglesia local es una congregación de creyentes renacidos, asociados por mutua fe en compañerismo, edificación y servicio; Observando las ordenanzas del bautismo y la cena del Señor como fue instituido por el Señor Jesucristo. Gobernada por sus leyes y ejercitando los dones, derechos y privilegios involucrados en Su obra. Sus funcionarios son pastores, ancianos y diáconos y sus obligaciones están claramente definidas en las Escrituras. También creemos que la verdadera misión de la iglesia es el testificar fielmente acerca de Cristo a todos los hombres, como se presente la oportunidad. (Mat. 28:19-20, Hechos 1:8; 2:42, 47; 6:1-7; 14:23; 20:17, 28; 1 Cor. 11:23-32; Fil.1:1; 1 Tim.3:1-13; Tito 1:5-9; Heb. 13:15-17; 1 Pedro 5:1-3.)

De la Iglesia Verdadera -Creemos que la iglesia verdadera se compone de cada creyente en el Señor Jesucristo y que es la novia de Cristo la cual será arrebatada para encontrar al Señor en los aires cuando El regrese, El será el novio. (1 Cor. 12:12-13; 1 Tes.4:13-17; Ef. 5:22-32; Apoc. 19:7-9.)

SECCIÓN 12: EN LA SEGURIDAD DE LOS SANTOS
Creemos que todos los que verdaderamente han nacido de nuevo son guardados por Dios el Padre, por medio de Jesucristo Habiendo sido sellados por el Espíritu hasta el día de la redención.( Ef. 1:13, 14; 4:30; Jn. 10:28-29; Rom. 8:35-39; Fil. 1:6; Judas 24.)

SECCIÓN 13: EN EL JUSTO Y EL MALIGNO
Creemos que hay una diferencia radical y esencial entre el justo y el maligno; que sólo aquellos, quienes por la fe están justificados en el nombre del Señor Jesucristo, y santificados por el Espíritu de nuestro Dios son verdaderamente justos en Sus ojos. Por lo contrario, aquellos que continúan en impenitencia e incredulidad son en Su vista malignos y están bajo maldición. Está distinción se mantiene entre los hombres ya sea en vida ó en la eternidad. (Gen.18:23; Proverbios 14:12; Mal. 3:18; Mateo 25:34-41; Juan 3:31; Rom. 6: 17, 18, 23; 1 Juan 5:19; 2 Tes. 1:7-9)

SECCIÓN 14: EN EL GOBIERNO CIVIL
Creemos que el gobierno civil es un nombramiento divino para mantener el orden y beneficiar a la sociedad humana. Debemos orar por los que están en eminencia, ser obedientes y honrarlos conscientemente excepto en asuntos claramente opuestos a la voluntad del Señor Jesucristo el cual es el único Señor de la conciencia y que regresará como el príncipe de los Reyes de la tierra. (Ex. 18:22; 2 Sam. 23:3; Dan. 3:17-18; Mat.22:21; Hech.4:19-20; 5:29; 23:5; Rom. 13:1-7.)

SECCIÓN 15: EN EL RETORNO DE CRISTO, PERSONAL, VISIBLE, PRE-MILENIAL Y EVENTOS RELACIONADOS
A. Creemos en el retorno del Señor Jesucristo en las nubes para arrebatar a Su iglesia. (1 Tes. 4:13-18; Santiago 5:8; Hebreos 9:28.)
B. Creemos en la resurrección de los justos muertos. (1 Corintios 15:42-44, 52; 1 Tes. 4:13-18.)
C. Creemos en la transformación de los cuerpos de los creyentes vivos en el momento del arrebatamiento. (1 Corintios 15:51-53; 1 Tes. 4:13-18; Fil. 3:20-21.)
D. Creemos en la segunda vendida del Señor Jesucristo a la tierra para ocupar el trono de David. (2 Sam. 7:8-16; Is. 9:6-7; Zac. 14:4, 9; Luc. 1:31-33; Hechos 2:29, 30; 15:14-17.)
E. Creemos en el reino milenial del Señor Jesucristo. (Sal. 72:8; Is. 11:4-5; 32:1; 1 Cor. 15:25; Apoc.20-16.)

SECCIÓN 16: SUSCRIPCIÓN DE LOS ARTÍCULOS DE FE
Durante el mes de Septiembre de cada año, tan pronto como sea posible, se le pedirá a cada miembro de la Mesa Directiva, La facultad ó miembro del Personal se le pedirá que firme por escrito, los artículos oficiales de Fe. A cualquier miembro del personal nuevo ó de la Mesa directiva se le pedirá que firme los artículos de Fe bajo petición.

Spanish